Buenos momentos fuera del estudio para un buen tiempo dentro de él – una entrevista con Samuel Bassett

por Sandino Scheidegger

No nos conocemos. Sé que no es fácil hablar con un extraño sobre ti mismo, pero ¿qué debería saber de ti para entenderte mejor y también a tu trabajo?

Trabajo aquí en Cornwall, en el Reino Unido, donde resido. Mi trabajo es autobiográfico. Se trata de aquí, de lo que me toca personalmente, es una grabación del tiempo y de este lugar. Estoy en todo eso, ya sabes. Me gusta jugar, me gusta hacer cosas.

¿Qué es lo que hace que una conversación por correo electrónico sea diferente a encontrarme contigo en el mundo real?

Bueno, no se siente real, no es una conversación en realidad. Personalmente, me gusta más conocer bien a las personas que escribir palabras. Creo que hay más en una conversación que en palabras escritas. Leyendo a la gente frente a mí es más fácil que leer o escribir palabras. Así que sí, si estuvieras aquí, sería más fácil. La diferencia es: esto es una mierda.

Mi trabajo es autobiográfico. Se trata de aquí, de lo que me toca personalmente, es una grabación del tiempo y de este lugar. Estoy en todo eso, ya sabes. Me gusta jugar, me gusta hacer cosas.

¿A dónde me llevarías si te hubiera visitado en tu ciudad natal de St Ives?

Bueno, ya no vivo allí. Recientemente compré una casa con mi pareja cerca de un pueblo llamado Penzance y también trasladé mi estudio aquí. Sin embargo, conduciría de regreso a St Ives. Probablemente lucharía para estacionar y me enojaría. Yo diría: “¡vamos a Zennor a beber algo!”. Podríamos tomarnos una cerveza y dar un paseo por la costa. Te llevaría a algún lugar desde el cual me gusta dibujar, caminaríamos atravesando los campos y hasta los acantilados; pero le tengo miedo a las vacas. Entonces tendríamos que evitarlas de ser posible.

Si nos quedáramos en St Ives, obviamente podríamos ir a un juego de hockey aéreo en la sala de juegos, dar una vuelta por la ciudad para saludar a todos, mostrarte algunos lugares antiguos, charlar sobre el sitio y los divertidos momentos que hemos tenido aquí, creciendo y más recientemente. Me encanta la diversión.

Podríamos visitar el jardín de esculturas de Barbara Hepworth para un poco de paz y ver sus talleres; tal vez caminar por el camino de atrás y bajar hasta la Tate para ver su exhibición permanente. Tienen una colección increíble en exhibición. Grandes ejemplos de obras de los artistas que pusieron a St Ives en el mapa hace unos años y algunos buenos ejemplos de artistas y obras que se relacionan. Entre ellos, tienen mi obra favorita: The Fisherman’s Fairwell (1928) de Christopher Wood.

Esa es la parte más rica de la ciudad para mí, más allá de sus características naturales. Podríamos haber subido hasta la casa de mi abuela por un pastel, pero ella murió. Así que supongo que podríamos ir al balandro (un pequeño barco velero con un mástil) para tomar una cerveza o simplemente darnos un baño en Porthgwidden, relajarnos en la playa. En mi cabeza es finales de verano. Sería un buen día.

BETWEEN THE FLOWERS

Serigrafía, 38.7 x 29.1 pulg. (98.5 x 74 cm)
Producida sobre papel Canson 100% algodón de 320 g

 

 

 

¡Cuenta conmigo! Mencionas la sucursal de la Tate Gallery. ¿Piensas en St Ives como un remoto puesto de avanzada cultural con una animada escena artística o consideras que es un espacio más tranquilo para que los artistas se concentren en su trabajo lejos del ajetreo y el bullicio de Londres?

St Ives tiene una gran historia, pero se siente un poco atrapada, como un museo. Obviamente todavía quedan personas que trabajan allí donde tenía mi estudio en Porthmeor Studios. Generalmente, siento que la Península de Penwith tiene una gran colección de artistas, desde pintores, escultores, fotógrafos, cineastas, escritores, bailarines, etc. Ya sabes, todo. Me siento más emocionado cuando escapamos de St Ives y vemos a estas personas que están repartidas por Penwith y un poco más allá.

La Tate es una gran fuente y tiene un equipo dedicado, que está conectado con la comunidad a través de muchas rutas, lo cual es genial. La nueva extensión les ha permitido montar excelentes exhibiciones y también cuentan con la exposición permanente. Pero sí, para un lugar pequeño, hay una riqueza en su gente y en lo que están haciendo. Es un lugar donde puedes ser parte de la escena artística de alguna manera o trabajar de forma remota y no conocer o importarte lo que está pasando. Simplemente está sucediendo aquí y una buena parte de ello se conecta con lo local. No solo una rica diversidad en los medios y los resultados sino también en la indagación colectiva del lugar.

¿Cómo la ciudad y su mar informan tus pinturas? Tus pinturas suelen retratar situaciones muy específicas con títulos muy específicos, que abarcan toda la extensión entre la realidad y su colapso. Estoy pensando en tu pintura Beach Comber, por ejemplo, que muestra a los trabajadores revisando la basura en una playa llena de turistas; o Burning Boat, con personas quemando su propio bote como una última llamada de ayuda, ¡tal vez de la misma playa!

Mis pinturas reflejan el paisaje y tienen sutiles referencias a los pintores que trabajaron aquí antes, pero son más sobre la vida, derivadas de mi vida personal aquí. Están emocionalmente vinculadas al lugar y a mi crianza, a las ansiedades, el aislamiento y las cualidades cambiantes como el clima, las mareas de la gente, los estados mentales, no solo el mar, ya sabes. Las alturas también, la diversión del lugar. Este sitio le informa a mis pinturas, mi trabajo surge de él, pero trato de hacer un escenario ambiguo para mis narrativas. Quitándoles un poco de todo.

Así que sí, desde limpiar las playas y nadar por la noche, ver a mi papá regresar del mar hasta cambios más grandes, cambios de industria, de paisaje y de todo. Como digo, todo está ligado. Las pinturas son informadas por todo tipo de cosas a mi alrededor, hasta donde mi memoria me permite ahondar.

Los horizontes nunca van a ninguna parte. Siempre parecen guiarnos y atraernos, como lo hacen en muchas de tus pinturas: el horizonte como línea mágica, como frontera entre lo conocido y lo que hay más allá. ¿Qué te atrae de ellos?

El hecho de que siempre haya uno aquí. Cuando me mudé a Londres, estoy seguro de que tuve espejismos. Yo veía uno: el mar al final de la carretera de Kingsland. Pero sí, siempre viéndolo, creciendo, me hizo preguntas: ¿cómo es más allá de esa línea? Pero, en cierto modo, sigue siendo una línea inalcanzable, siempre ahí, por lejos que esté.

Los horizontes te mantienen hambriento, ambicioso, mientras establecen una línea de meta. Pero obviamente al llegar, sea ​​lo que sea, se marca otra meta, se alejan los horizontes. Visualmente, establecen una pintura para mí, le da un lugar o un sentido de lugar. Supongo que los paisajistas siempre se orientan ellos mismos con líneas de horizonte. Primero soy un paisajista, antes que cualquier otra cosa.

Se sabe que el mundo del arte está lleno de jetsetters , o al menos lo estaba, hasta que llegó Covid-19. Tú, sin embargo, has dicho que nunca has sentido la necesidad de volar y visitar lugares. ¿Alguna vez pensaste en explorar los mares detrás del horizonte durante tu juventud?

No me gusta volar. Estoy seguro de que el estrés de cada vuelo me quita un día de vida, pero me encanta viajar y presenciar cosas nuevas, ver y aprender, definitivamente probando buena comida. Volviendo al tema, tal vez viajo pintando, puedo pintarme donde quiera. Incluso puedo estar en muchos lugares al mismo tiempo, mientras soy feliz en mi estudio. Soy un gran soñador de todos modos, siempre en algún lugar más aparentemente. Estoy seguro de que algún día, tal vez busque residencias o simplemente encuentre un lugar que me interese lo suficiente para trabajar.

Pero hasta entonces, soy feliz aquí y siempre me ha gustado. Siento que es esto y es aquí donde está lo que es importante para mí y el trabajo que estoy haciendo. Miré a mi alrededor y pensé: tal vez debería estar allá, ser parte de eso, ver lo que está pasando o probar esto otro. Pero me estaría engañando a mí mismo en este punto. No apunto en perseguir algo que no me va a ayudar. Me he atado un poco a esta parte de granito y se siente bien para mí. Puedo comentar desde aquí.

Being a painter can be lonely at times – but this seems not to be in your nature. You haven’t started talking to the figures in your paintings, have you?

Haha! Yeah, a bit of a one-way conversation. During the first lockdown, Covid time, I made about 400 works on paper. I was drawing through ideas and making plenty of new paintings of myself in front of a mirror, making self-portraits of me in the garden, dreaming to be outside beyond this with other people! This is where my painting Between The Flowers was created, which is used for the large-scale print with Multiplo.

I do love the studio but normally, when I can work quickly, a few hours in the studio is good enough. Then I need to get out, talk to people and engage in social activities. I need a good time out of the studio to have a good time in the studio.

Ser pintor puede resultar solitario a veces, pero esto parece no estar en tu naturaleza. No has empezado a hablar con las figuras de tus cuadros, ¿verdad?

¡Jajaja! Sí, una pequeña conversación unidireccional. Durante el primer encierro, tiempo de Covid-19, hice unas 400 obras sobre papel. Estaba dibujando ideas y haciendo muchas pinturas nuevas de mí mismo frente a un espejo, haciéndome autorretratos en el jardín, soñando con estar afuera más allá de esto con otras personas! Aquí es donde se creó mi pintura Between The Flowers, que se utiliza para la impresión a gran escala con Multiplo.

Me encanta mi estudio, pero normalmente, cuando puedo trabajar rápido, unas pocas horas en él son más que suficiente. Luego necesito salir, hablar con la gente y participar en actividades sociales. Necesito un buen rato fuera del estudio para pasar un buen rato dentro del estudio.

¿Cómo compararías la práctica del grabado con la pintura y qué te inspiró a explorar la intersección de los dos y lanzar una serigrafía con Multiplo?

Trabajé en impresiones y, en su mayoría, imprimí con mis propios medios para explorar el material y una técnica tradicional de grabado que me interesaba. Me encanta jugar con cualquier material. Ayuda a conseguir resultados diversos y realmente me gusta la impresión como una cosa.

Sin embargo, soy malo y me falta el entusiasmo para reproducir obras de arte. Por eso trabajar en ediciones se vuelve tedioso. Así que ahora me encanta trabajar con personas que pueden ayudarme a hacer esta parte del trabajo de manera magistral. Sé que se necesita mucha habilidad y conocimiento para hacerlo. Lo pierdo más allá de la idea inicial o primeras partes del proceso. Tengo mucho respeto por estos maestros.

0
Multiplo Editions
[]